Un negocio construido en el pulso de las redes sociales

Hace algunos años, en Nueva York, dos franceses fueron unidos por el destino durante el periodo más loco del internet para cumplir con una gran misión. Bueno, quizás ese es un inicio bastante dramático pero es en esencia cómo surgió nuestra herramienta hasta llegar a ser lo que hoy en día es Agorapulse.

Nuestra historia

Un negocio construido en el pulso de las redes sociales

 

En Agorapulse siempre estamos trabajando para mejorar nuestras funciones para facilitar la gestión de redes sociales y mantenernos actualizados acerca de todos los cambios en el mundo de las redes sociales.

Este espíritu de innovación y el deseo de hacer tu vida más simple (y menos estresante) es una parte fundamental de Agorapulse- esto también es parte de la personalidad de nuestros fundadores Emeric Ernoult y Benoit Hediard.

 

1993: Un encuentro afortunado

 

En 1993, el hermano gemelo de Ben se encontraba haciendo unas prácticas en el mismo lugar que Emeric, sacando copias en una imprenta en Nueva York. Fue así como Emeric y Ben se encontraron por primera vez.

Las prácticas terminaron pero ese es solo el inicio de la historia.

El viejo oeste del internet

 

Benoit se convirtió en un ingeniero mecánico y su pasión por la innovación lo llevó de India a Paris para trabajar en PixelPark, una de las agencias web más importantes en esa época y a transformar su carrera de desarrollador a gerente de tecnologías de la información.

Mientras tanto ,Emeric consolidaba rápidamente su carrera como abogado. Inició a trabajar en los Estados Unidos como abogado interno en la embajada francesa en Washington, después como asociado en Winston & Strawn en Washington, D.C y finalmente volvió a Paris como Gerente de Finanzas en JLMD Ecologic Group y como gerente general en Ceramconcept.

Aunque Emeric y Ben tenían carreras muy exitosas, aún sentían ese impulso por hacer más, por ayudar a otros.

A mediados de los años 2000, el internet se convirtió en una especie de viejo oeste, con miles de negocios prosperando y fracasando rápidamente. Ellos no querían perderse la oportunidad de participar en esta revolución.

Ya que ambos estaban de vuelta en Francia, se les ocurrió una idea revolucionaria: crear un espacio en este nuevo lugar llamado internet donde los negocios pudieran socializar y conectar con sus clientes.

2001: Agorapulse 1.0

 

En 2001 nació Affinitiz (Agorapulse 1.0) como una negocio B2C orientado a la familia, amigos a las asociaciones y aficiones.

¡Fue un éxito rotundo de la noche a la mañana!

No, en realidad no lo fue. (Así no es cómo funcionan las historias de éxito).

Esto tomo un gran esfuerzo y una rutina de:

  • Aprender
  • Cometer errores
  • Impulsarse el uno al otro
  • Navegar entre dudas
  • Seguir adelante
  • Celebrar los logros

Y mucho más.

Benoit y Emeric no solo querían crear una compañía, también buscaban construir un negocio que verdaderamente ayudara a facilitar las tareas de agencias y gestores de redes sociales en todo el mundo.

Ese negocio ideal debería también ser creativo, saludable e innovador con un ambiente lleno de personas que trabajan duro y se enorgullecen de su trabajo.

Construir una empresa así desde abajo requiere una gran concentración y absoluta dedicación. Esta es una meta que no puede lograrse en un horario normal de trabajo.

Emeric y Benoit entregaron todo lo que tenían a este gran sueño por casi 10 años.

Durante cerca de una década, Emeric y Ben pusieron todo lo demás a un lado para lograr esta gran mesa, haciendo sacrificios que incluso ponían en juego sus relaciones familiares.

La presión llegó a ser extrema sobre todo al haber abandonado sus trabajos exitosos por un sueño.

Sin embargo, los co-fundadores se mantuvieron a flote tomando en cuenta el consejo de Gail Goodman,  CEO de Constant Contact en esa época:  “Para decidir si quedarte o no como emprendedor o detenerte solamente piensa: Si las cosas van en la buena dirección (aunque sea ligeramente) no te detengas.’”

Y las cosas continuaron mejorando, aunque sea lentamente.

Mientras trabajaban en Affinitz, Facebook empezó crecer con gran fuerza para convertirse en el gigante que es hoy en día. Primero derrotó a MySpace y después a todos sus competidores, por lo que Emeric y Ben decidieron dar un giro a Affinitz para crear una aplicación de marketing para Facebook.

Cuando McDonald’s, Playstation, y Microsoft necesitaban crear concursos o promociones en Facebook, recurrían a aplicaciones como Affinitiz.

La aplicación tuvo un gran éxito, pero este fue breve. El mercado de aplicaciones se saturó rápidamente y las ganancias dejaron de crecer.

Entonces, una vez más, guiados por su pasión por la innovación decidieron transformar su aplicación para crear una plataforma centrada en la gestión de redes sociales.

Affinitz se convirtió en Agorapulse.

2011: Agorapulse

 

Para 2011, Agorapulse fue lanzada al mercado con un enfoque en la gestión de redes sociales para Facebook y Twitter principalmente (Instagram y YouTube llegaron más tarde).

La herramienta se centra en transformar el caos en redes sociales en oportunidades para interactuar con posibles clientes y crecer cada vez más. Con esta filosofía, Agorapulse  ha sentado sus bases y ha logrado mantenerse entre las herramientas principales de gestión de redes sociales.

Agorapulse Hoy (y lo que está por llegar)

 

 

Ahora, Agorapulse ya no es un sueño, ¡es una realidad!

La compañía, con sede en Paris, cuenta con más de 60 colaboradores de 14países del mundo y continúa creciendo rápidamente con una base de 20 mil clientes distribuidos en más de 6,000 cuentas. Agorapulse se ha mantenido sostenida por sus propios fondos (bootstrapped) desde sus inicios, logrando alcanzado $10 millones y un crecimiento anual superior al 80%.

Recientemente, Agorapulse ha recibido una inversión de cerca de 18.5 millones de dólares de —Cipio Partners, Entrepreneur Venture y Hi Inov—para continuar con la siguiente etapa de crecimiento y apuntar a un crecimiento anual de $100m.

Agorapulse facilita la gestión de redes sociales

eget fringilla consectetur Aliquam non accumsan ut